Principales causas de la lengua blanca | Miriam Cantero

Aunque el color rosado es el tono que todos quisiéramos para nuestras lenguas, en ocasiones se presentan ciertas circunstancias que resultan desconcertantes y que podrían suponer un serio problema para nuestra salud. Este es el caso de los puntos rojos en la lengua, o de una afección aún más peculiar si cabe: la lengua blanca.

Hoy te contamos qué significa tener la lengua blanca, cómo puede llegar a ser de preocupante y qué remedios puedes aplicar para despedirte para siempre de ella.

¿Qué es la lengua blanca?

Tener la lengua blanca y pastosa no es una enfermedad en sí mismo, pero sí que puede ser un signo inequívoco de que algo no muy bueno está ocurriendo en nuestro organismo y, por tanto, se convierte en una preocupación importante. Además, si tengo la lengua blanca y su olor no es precisamente agradable, es imposible no pasarse todo el día pensando ‘¿por qué tengo la lengua blanca?’.

La lengua blanca, por lo tanto, además de resultar de lo más antiestética, puede estar indicándonos que algo más grave se esconde debajo. Por eso es indispensable concertar una cita en tu clínica dental de confianza cuando antes incluso de empezar a buscar remedios caseros contra la lengua blanca. ¡De nada sirve eliminar el color si no tratamos su origen!

¿Por qué tengo la lengua blanca?

El color blanquecino de la lengua puede deberse a distintos motivos que conviene tener muy presentes a la hora de enfrentarse a ella. Por lo general no es la tonalidad que más debería preocuparnos, pero hay que estar atentos al resto de síntomas y a la evolución de los mismos para asegurar cuáles son las causas de la lengua blanca.

Boca seca y lengua blanca, algo muy común

La sequedad de la boca suele provocar la segregación de una saliva más espesa y viscosa que de costumbre. Esto, llevado a niveles extremos, puede provocar que la lengua se torne blanca, aunque el problema debería desaparecer al rehidratarnos.

Hígado y lengua blanca, una relación que desconocías

Sabemos que hay problemas del hígado que no ponen la piel amarilla, e incluso el blanco de los ojos, pero lo más normal es que desconozcamos que hay afecciones de este órgano vital que también pueden afectar al color de la lengua. Existen trastornos hepáticos que ponen la lengua blanca y que pueden ir acompañados de pastosidad y mal sabor.

La lengua blanca y el estómago, muy conectados

Una vez más, además del color blanquecino, las enfermedades estomacales e intestinales pueden provocar pastosidad. Un buen ejemplo de esto es la gastritis, uno de los motivos más habituales de tener la lengua blanca.

Lengua blanca y agrietada

La lengua blanca y agrietada podría estar desvelando un problema bacteriano que puede llegar a necesitar de antibióticos para su erradicación. Si detectas este problema en la tuya, acude cuanto antes a tu odontólogo de confianza.

Lengua blanca con dolor de garganta

Para evitar el problema de la lengua blanca es necesario mantener una buena higiene bucodental. Por norma general, los gérmenes que se acumulan en ella pueden inflamar la lengua y después trasladarse hasta la garganta, donde pueden provocar una infección.

Hongos en la boca y lengua blanca

La infección por hongos en la boca es otro de los principales motivos de la aparición de la lengua blanca. Un buen ejemplo es la candidiasis, contagiosa y que provoca unas placas cremosas en la lengua, bastante desagradables a la vista. Este problema puede ser contraído durante las relaciones sexuales, por lo que se recomienda no mantenerlas mientras se sufre. En caso de aparecer también aftas, lo más adecuado es acudir al dentista cuanto antes para evitar males mayores.

La lengua blanca y el estrés

La salud mental importa incluso para mantener una buena salud bucodental, y es que el estrés puede ser el causante de la aparición de manchas y líneas blancas en la lengua

Lengua blanca y cáncer, ¿qué significa?

Además de manchas rojas en la lengua, el cáncer oral puede provocar también manchas blancas. Es por ello que, aunque no queramos darle demasiada importancia a la lengua blanca, cualquier tipo de decoloración de este músculo debe terminar en la consulta del odontólogo más pronto que tarde.

Lengua blanca por motivos nutricionales

Dicen que somos lo que comemos, y en este caso también lo que no comemos. La lengua blanca puede indicar un déficit de vitaminas y minerales, motivo más que suficiente para incluir más vegetales frescos en nuestra dieta, así como lácteos, carnes magras y pescados blancos.

Lengua blanca en bebés

Los dos motivos principales de la lengua blanca en bebés son los hongos y los restos de leche. Por eso hay que mantener una buena higiene bucodental apropiada desde los pocos meses de vida, porque si nos aseguramos de que no es leche… ¡podremos anticiparnos a cualquier problema de salud más serio para nuestro pequeño!

como limpiar lengua

¿Cómo limpiar la lengua blanca?

Limpiar la lengua blanca no es una tarea complicada, tan solo hay que cepillarla bien con el cepillo, utilizar un enjuague bucal para profundizar aún más en la limpieza y, a poder ser, utilizar un raspador para eliminar la suciedad incrustada en la lengua que bloquea las papilas gustativas y puede hacer que se inflamen. 

Eso sí, no hay que utilizar más fuerza de la debida, ya que no es un problema que pueda solucionarse en un solo lavado. Para acabar con la lengua blanca lo antes posible y de la forma más saludable posible, la solución pasa sí o sí por la consulta de un dentista.

Remedios caseros para no tener la lengua blanca

Por supuesto, los remedios caseros para no tener la lengua blanca siempre están ahí. Pueden no ser los más recomendables, y lo normal es que no funcionen tan bien como se asegura, pero si quieres probar a eliminar la lengua blanca con ellos, aquí tienes algunos de los más utilizados:

    • Frotar sal gruesa contra la lengua blanca usando el cepillo de dientes.
  • Mezclar cúrcuma y limón hasta formar una pasta y aplicarla sobre la lengua blanca durante 3 minutos antes de aclarar. Repetir 3 veces al día durante al menos 5 días.
  • Mezclar bicarbonato de sodio y limón y aplicar del mismo modo que con la cúrcuma.
  • Hay quien asegura que, cuando se sufre de candidiasis, los probióticos del yogur ayudan a eliminar los hongos de la boca.
  • Mascar varios dientes de ajo crudos al cabo del día también debería ayudar a nuestra lengua blanca a recuperar su tono rosado.
  • El aloe vera tiene muy buena reputación como elemento regenerativo, por lo que hay quien asegura que, aplicado sobre la lengua, acaba con su color blanco.

El único problema de todos estos remedios caseros contra la lengua blanca es que es en la lengua precisamente donde se recogen todos los sabores, así que puede que algunos no resulten demasiado agradables. Eso sí, ¡todo sea por lucir una lengua saludable!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Equipo médico de dentistas, higienistas y recepcionistas que trabajamos juntos para asegurar que recibes el mejor tratamiento para tu salud y tu estética dental.

Teléfono
Horario
bgn-footer-top-mod